Por qué he rechazado un sueldazo en una gran empresa

Tengo una libertad con la que ni soñaba. Una libertad que no tiene precio. Por eso, si me ofrecen un trabajo, por bien remunerado que esté, siempre digo que no.

Marca personal