Saber expresarse es ESENCIAL: caso práctico con cliente

Esta lección podría salvarte en caso de que, como a mí, un mal cliente intente echarte la culpa de sus propios problemas.

Marca personal