¿Sabes qué tipos de página web existen y cuál es mejor para ti? Ahora que ya hemos sentado unas bases sobre qué es WordPress y cómo escoger los elementos básicos de una página web (hosting, plantilla, constructor de páginas…), llega el momento de hablar de qué estructura tendrá tu página web de escritor.

Esa estructura te enseñará en qué elementos debes fijarte antes de empezar a construir tu página web. Y en caso de que ya tengas una página web, te enseñará cómo enfocarte en mejorarla. Porque, créeme, el trabajo de personalizar una página web puede no terminar nunca. Sobre todo si el dueño en cuestión es un perfeccionista, un maniático, un… <ejem> alguien como yo :P.

Tus objetivos

Una página web con la misma plantilla se diferencia de la de al lado en algo muy sencillo: lo que busques tú como emprendedor. Esas necesidades, esa búsqueda, te harán centrarte en unos elementos, desarrollar otros y descartar otros que para esa otra web serán esenciales. Hay tipos de webmaster que buscan seguidores (lectores de sus artículos), otros buscarán, otros contactos, otros… ¿ves por dónde voy? Cada uno de esos tipos de web tendrá unas necesidades diferentes.

Unos darán toda su importancia al blog y a sus artículos.

Otros a las páginas de venta de sus productos y a la tienda.

Otros…

Por eso, el primer paso para tener una buena página web es definir qué tipo de web quieres tener. Eso es lo que va a marcar por dónde deberías guiar tu carrera y, por tanto, tu página web.

Así que, ¿qué objetivos tienes?

¿Qué tipo de web necesitas?

Según lo que quieras conseguir, el formato de tu página web debería cambiar ligeramente. Como te explicaré en el siguiente tutorial (anatomía de una página web), son tus objetivos los que marcarán el tipo de estructura de tu página web. Por eso, como en cualquier proyecto que se precie, lo primero que deberías hacer es sentarte a pensar en cuáles son.

Para ayudarte en ese proceso, déjame que te cuente cuáles son los principales tipos de página web que existen según lo que buscan.

NOTA: del listado completo de tipos de páginas que existen, me centro solo en las de un posible emprendedor. Quito los foros, los agregadores, los directorios, los periódicos… y me centro solo en webs de emprendedores.

1. Aumento de tu visibilidad

Cuando un emprendedor empieza, lo habitual es que no tenga un objetivo para su página web más allá de la de aumentar su visibilidad. De hecho, conozco unos cuantos emprendedores ya asentados (muy asentados), que viven de su trabajo y utilizan su página web solo para comunicar, para expresarse y para que otros puedan leer sus ideas.

En definitiva: para mejorar su imagen de marca.

Este tipo de emprendedores tienen una de las webs más versátiles de todas, una página que vive por y para los artículos que escribe. Un Blog, en mayúsculas.

No debe preocuparse de páginas de portada, tiendas, listas de correo, ventas, landing pages… a este tipo de emprendedor solo le interesan dos cosas: escribir y que alguien lea su contenido.

Por eso, la clave del éxito de esta página web está en dos cosas:

  • La página del blog.
  • La plantilla básica de los artículos.

Parecerá una tontería, pero créeme cuando te digo que no todos los blogs son iguales por fuera que por dentro y que se pueden hacer muchas cosas con las plantillas de los artículos sin necesidad de plugins, constructores u otras cosas complicadas que ensucien la web. Personalizar esas dos partes esenciales de esta página web será lo que marque la diferencia.

En breve te enseñaré una web de este tipo que le estoy haciendo a una escritora y buena amiga… que todavía es un secreto.

Pero por ponerte dos ejemplos claros de blogs idénticos modificados, aquí tienes dos blogs dentro de una misma página web:

Ambos están dentro del mismo dominio (cabaltc.com) y cumplen funciones muy diferentes. La primera busca compartir mi experiencia y mis opiniones personales y la segunda busca posicionarse para libros, títulos y, por qué no decirlo, afiliación en Amazon.

Repito: misma plantilla, misma web distintos objetivos.

¿Quieres saber más sobre Wordpress, estrategia web, construir tu propia página web, buenas prácticas, plugins y todo lo que necesitas saber para tener una web perfecta, atractiva y segura?

Suscríbete ahora por 15€/mes


2. Contactos

El siguiente de los tipos de página web es aquella que no busca lectores, sino contactos. Este emprendedor ahora no solo quiere que lean lo que tiene que decir, sino que quiere algo a cambio.

Eso que obtendrá (el contacto, el email) le servirá para poder comunicarse después con ese lector fiel que le ha dado su confianza. Podrá hablar de tú a tú con todos ellos y, lo que es más importante, les podrá comunicar sus novedades. Los libros que publique, los eventos a los que asista, los cursos que imparta, los productos que venda…

A este emprendedor le interesa lo mismo que al anterior, pero además necesita poder convertir a esos lectores en suscriptores. ¿Cómo? A través de una de las muchas herramientas de email marketing que se pueden integrar en WordPress, además claro está de todo lo anterior.

Sin embargo, este tipo de emprendedor, dependiendo de su estrategia, puede que no dé tanta importancia al blog o a los artículos. Al fin y al cabo, su página web buscará contactos, no lectores. Con unas páginas estáticas bien definidas y unas estrategias de posicionamiento claras, no haría falta.

3. Venta de productos

El siguiente escalón es aquel que construye su página web con un objetivo muy claro y específico: vender. El plan de contenido, los artículos, las páginas, la portada… todo en esta página guiará al lector hacia sus productos, sus artículos y las plataformas en las que puede adquirirlos.

No es excluyente de los tipos de página web anteriores, sino que es su evolución natural. Tampoco tiene por qué tener una plataforma de venta propia (un ecommerce integrado), pero sí que es importante que redirija a sus lectores a los sitios en los que se venden sus productos (Amazon, eBay…).

A esta página web le interesa una portada llamativa en la que colocar unos CTA bien claros, unas páginas atractivas para hablar de sus productos y alguna manera de hacer bien visibles los botones de compra de sus libros. El blog y los artículos pueden quedar relegados a un segundo plano porque… ¡yo he venido aquí a hablar de mi libro!

4. Venta de servicios

Otra de las evoluciones naturales que sufre un emprendedor llega cuando se da cuenta de que sus habilidades valen mucho dinero. Ese momento, en ves que puedes ayudar a otros con lo que ya sabes y ganar dinero a cambio, es un momento maravilloso.

Es ahí cuando este tipo de emprendedores necesitarán tres elementos esenciales para su página web:

  • Una portada llamativa que explique esos servicios con claridad.
  • Páginas muy atractivas con el detalle de cada servicio.
  • Un apartado en el que contratar esos servicios.
  • Y, por supuesto, un medio para facturarlos

Es decir, la portada de estos tipos de página web ya no será como la anterior, sino que ahora necesitaremos más elementos como, por ejemplo, una tienda electrónica. Y en elegir esa plataforma de venta está el meollo de la cuestión.

Elegirla mal puede llevarte a quebraderos de cabeza muy serios que, aunque para mí son el sueldo que me da de comer, para ti, pueden ser un auténtico marrón.

Por eso, en breve publicaré un curso para elegir la mejor plataforma de ecommerce. Porque ni WooCommerce es la panacea, ni las transferencias bancarias son tan malas.

5. Formación

En paralelo con la página web anterior, muchos de tus compañeros decidirán que pueden enseñar a otras personas a hacer algo que a ellos se les da de miedo. Marketing, SEO, copywriting, edición de vídeo… y otros, como yo, te hablan sobre cómo construir tu propia página web en WordPress (o incluso te la construyen).

Para este tipo de emprendedores, las plataformas de venta ya no son lo importante. Ahora necesitan de otra serie de herramientas para:

  • Restringir contenido.
  • Controlar lo que aprenden sus alumnos.
  • Integrar vídeo con sus páginas web.
  • Incluir pagos recurrentes.

Y toda una serie de cosas que van más allá del mero ecommerce. Esta es, para mí como desarrollador, la joya de la corona. Aquí es donde se pueden hacer cosas muy chulas y donde es muy, muy importante tener claro cómo queremos formar a nuestros alumnos.

Ya no basta con buscar un plugin que haga qué, ahora hay que decidir el flujo de aprendizaje de los alumnos y buscar la forma de hacerlo.

Por eso me encanta diseñar estas plataformas.

6. Extra

Como extra, quiero contarte un tipo de página web que, bien trabajada, puede reportarte beneficios pasivos a lo largo del tiempo. Y cuando digo pasivos es pasivos de verdad.

No como esta plataforma de cursos en la que te encuentras, que sí, da dinero pasivo porque no soy yo quien sale a perseguir a los alumnos, pero tiene que alimentarse de vídeos de manera regular.

Hablo de webs en las que, una vez hecho el trabajo inicial de diseño, creación y contenido, se pueden posicionar solas y darte dinero con AdSense y programas de… afiliación.

Porque las webs de afiliación son un modelo de negocio muy válido. Aunque ya te hablaré de ellas más adelante :-).

Mi experiencia personal

¿Te das cuenta de que estos 5+1 tipos de página web son como el ciclo de la vida?

  1. Naces (tipo 1)
  2. Creces (tipo 2)
  3. Maduras (tipos 3, 4 y 5)

En mi caso, todo empezó con una web de tipo 1 (cabaltc.com) que evolucionó en página de tipo 2, pasó por los tipos 3, 4, 5 y 6 y ahora es un híbrido entre el tipo 1 y el tipo 6.

Empecé, como todos, hablando de mis cosas (#1 en 2014), pasé a recoger los correos de mis lectores (#2 en 2015), incluí una zona para comprar mis libros (#3 en 2016), añadí mis servicios (#4 en 2017) y añadí mis cursos de formación (#5 entre 2017 y 2018).

Es un ejemplo perfecto del ciclo de vida de una web.

Ahora que ya soy un emprendedor con mucha más experiencia, diseño las webs desde el principio con un único objetivo:

  • davidolier.com: tipos #4 y #5
  • cabaltc.com: tipos #2 y #6
  • scrivener.es: tipo #5
  • mantenimientowebescritor.com: tipo #4
  • webescritor.com: tipo #1
  • dedegus.com: tipo #6

Y muchas más webs que tengo por ahí y que encajan perfectamente en cualquiera de estos tipos de web. Pero lo importante no es el número de webs, lo importante es diseñar las páginas web en función al objetivo que tienes para ellas.

En resumen

Como ves, antes de plantearte cuál de los tipos de página web necesitas, tienes que saber cuáles son tus objetivos.

Los elementos en los que te tienes que fijar en un caso o en otro no son los mismos, el aspecto de cada parte de tu web tampoco y las herramientas que necesitarás colocar después en tu web tampoco lo serán. Es muy importante que sepas en qué punto estás para acertar con tu página web.

Además, pensar en cuál de los tipos de página web necesitas, te ayudará a definir con claridad cuál va a ser tu camino como profesional.


Y si quieres saber más sobre tipos de páginas web, ecommerce, Wordpress o de cualquiera de las cosas que necesitas saber para tener una página web perfecta, echa un vistazo a la lista de cursos de mi academia de Wordpress hecho fácil.
  • Apúntate a mi newsletter

    Y recibe tu descuento vitalicio para aprender Wordpress de una manera fácil y cómoda.

    Información básica sobre protección de datos: Responsable: David Olier Aguado. Finalidad: Gestionar el envío de información y prospección comercial y dar acceso a los productos online. Legitimación: Consentimiento del interesado. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional.

  • Interacciones del lector

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Olvidaste tu contraseña?